Se termina el 2020, al fin!
Que año! finalmente llegamos al final de este extenso e intenso año que quedará en nuestras historias de aquí y para siempre.

Que año! finalmente llegamos al final de este extenso e intenso año que quedará en nuestras historias de aquí y para siempre.

Un año en el que, creo, todos crecimos un montón en muchos aspectos, donde aprendimos cosas nuevas, ya sea alguna habilidad, un idioma…y algo que creo que es muy importante, que al menos yo aprendí, es valorar a las personas que tengo cerca (o lejos), a estar más presente, al menos con un mensaje.

Este año fue un año que nos hizo ser muchisimo más fuertes, pero a la vez nos dejó muy vulnerables. Muchos sentimos miedo, un miedo nuevo y extraño. De tener una vida totalmente normal al ver noticias de que hay un virus viniendo desde lejos, tan lejos que parecía imposible que llegase, pero llegó y fuerte, y nadie estaba preparado.

Vivir todos estas nuevas experiencias, el estar encerrados y lejos de nuestros afectos nos hizo conectar más con nuestras emociones y a no dar por sentado ciertas cosas. Aprendimos a aprovechar desde otro lugar esos momentos con los seres queridos, los momentos que pudimos viajar, que pudimos sentarnos por primera vez después de unos meses en un café y ver la gente pasar..bah, al menos eso para mi es algo que disfruté luego de la primera ola del virus cuando estaba en Barcelona y que quiero volver a disfrutar cuando termine esta segunda ahora que ya estoy en mi casa en Berlín.

Y todo esto que pasó y está pasando es algo que no va a terminar de un día para otro y que evidentemente va a quedar en todos nosotros por muchos años más. Un año evidentemente extraordinario, lleno de alegrías y tristezas, gente que finalmente después de muchos años de esfuerzo se recibió de la universidad o que pudo mudarse, como la Jessie y yo, que en plena pandemia buscamos por meses un departamento y nos mudamos, pero por otro lado gente que vivió la tristeza de no ver a sus amigos, pareja, familiares o incluso perder a algún ser querido.

Pero como dije antes, este año nos enseñó muchisimo y nos hizo más fuertes, y estoy convencido de esto, que luego de este año nadie va a ser el mismo y que tras todo lo malo que pudo haber pasado, las tristezas y el dolor, lo que nos queda son los afectos, la fortaleza, el crecimiento y todo lo bueno que podemos sacar de todo este extraordinario momento en la historia.

Por otro lado, para mi este año tuvo sus cosas muy buenas, y mucho de eso está relacionado a mi canal de YouTube, donde crecí un montón y es algo que quiero seguir haciendo el año que viene. Seguir subiendo videos semanalmente en lo posible y seguír compartiendo mis experiencias de vida con ustedes aquí en el blog también.

Estoy muy agradecido a todos y contento de lo sana que es la comunidad que estamos aquí construyendo, donde con cada comentario, like y mensaje siento su cariño y aprecio por el contenido que subo, que en verdad me toma mucho trabajo planear, grabar y principalmente editar.

Así que eso, para el año que viene no solo van a seguir los videos, con mas constancia y con mas ganas, sino que van a venir más posteos aquí ene l blog, sumado a proyectos que ya estoy armando y otros tantos que aún son ideas que iré empezando y completando en el año que empieza.

Gracias por estár ahí y ser gran parte de mi año, honestamente les digo.

Y les deseño un gran año para el 2021, para que finalmente podamos retomar un montón de cosas que este año quedaron en pausa, sean viajes, reencuentros con amigos y familiares, emprendimientos y nuevos proyectos.

Mira el video en YouTube!

Súmate a mi newsletter

Quincenalmente recibirás emails con noticias sobre el canal, posteos de mi blog, información sobre vivir en Berlín y de vez en cuando sorpresas solos para los suscriptores.